ukash porno porno izle
  • şikayet var sikayet com şikayet şikayet sitesi alo şikayet şikayet sikayet
  • Universidad ARCIS

    Friday
    Sep 19th
    Text size
    • Increase font size
    • Default font size
    • Decrease font size
    Inicio Opinión Política El Rol del Estado de garante del Derecho humano a la Educación

    El Rol del Estado de garante del Derecho humano a la Educación

    Correo Imprimir PDF

    En nombre de Universidad de Arte y Ciencias Sociales, ARCIS, de Chile quiero agradecer la invitación que se nos ha hecho a participar de este encuentro.


    Nuestra presencia en este debate latinoamericano se realiza en momentos muy especiales para el futuro de la educación en nuestro país. Este año se han desarrollado en Chile las movilizaciones estudiantiles y ciudadanas más importantes de los últimos cuarenta años para exigir una profunda reforma a la educación.

    Una movilización que comenzó en las universidades como un alegato contra el fin del lucro y la especulación financiera en la educación, pero que con el paso de los días se fue transformando en un clamor nacional por transformaciones radicales en la calidad, pertinencia, financiamiento e institucionalidad de la educación chilena, en general, y la educación universitaria, en particular. Sin embargo, ese alegato profundo de la ciudadanía es también un cuestionamiento radical contra todo el modelo económico social y por el papel que debe jugar el Estado chileno en garantizar los derechos de las personas.

    Nuestra universidad ha expresado públicamente su apoyo y respaldo a las movilizaciones que hoy se verifican en las calles de las principales ciudades de nuestro país. Así, hemos marchado con los estudiantes universitarios, los estudiantes secundarios, con los profesores y con los académicos que propugnamos un cambio de fondo en el sistema educacional chileno.

    UNA UNIVERSIDAD PRIVADA CON VOCACIÓN PÚBLICA

    ¿Por qué motivo un rector de una universidad privada como la nuestra participa en las movilizaciones callejeras por la reforma de la educación? Más aún, ¿porqué una universidad se involucra activamente en la lucha demandando una educación de calidad, pública y gratuita como lo demanda la CONFECH?

    El motivo se encuentra en el propio carácter de nuestro proyecto académico universitario y en el proceso histórico que ha construido nuestra identidad como establecimiento de educación superior.

    Somos una universidad privada, sin fines de lucro, con vocación de inclusión social y con fuerte compromiso ciudadano. Somos uno de los pocos proyectos educativos democratizadores que sobrevivieron al régimen militar y que no fueron aplastados por el campante neoliberalismo en la educación superior chilena. Sin recursos, expuesta a la represión y a la censura bajo la dictadura, sin apoyos institucionales ni corporativos en la transición democrática, se fue forjando aquello que en la tradición educativa se denomina Alma Mater.

    En tal sentido, la reflexión y debate sobre el Derecho a la Educación se encuentra en el “ethos” de nuestra Casa de Estudios. En efecto, el proyecto académico de  Universidad de Arte y Ciencias Sociales nace desde la convicción y el compromiso de creadores, académicos e intelectuales por un país donde se respeten los derechos humanos, la libertad de pensamiento y la diversidad cultural. Un proyecto académico donde la educación no es una mercancía transable en el mercado, sino un derecho de las personas y un instrumento para formar ciudadanos libres, críticos e informados sobre el destino de su propio país.

    En un contexto donde se enseñoreaba la represión política, la persecución ideológica y la marginación cultural de las fuerzas e ideas democráticas, a comienzos de los años 80 se crea este proyecto académico que se propone vincular la creación artística de avanzada, los saberes críticos, el pensamiento contemporáneo y la formación de alternativas sociales, políticas y culturales al orden establecido.

    Con una inquebrantable voluntad de hacer una educación libre y crítica en medio de la oscuridad, libre de persecuciones al pensamiento y a la creación,  Universidad ARCIS se fue construyendo desde los nobles materiales que surgen de la fuerza de los sueños por una sociedad mejor y más justa para todos.

    Partimos en una pequeña sede el año 1981 y hoy contamos con sedes en Santiago y regiones; partimos con cinco carreras de arte y ciencias sociales, hoy tenemos una oferta de más de 30 carreras, más de treinta postítulos,  Maestrías y Doctorados.

    Tenemos más de 8.000 egresados de nuestras aulas en este período; y contamos con un cuerpo de destacados académicos, que han obtenido reconocimientos nacionales e internacionales por la calidad de sus investigaciones y sus creaciones artísticas.

    Junto a ello, nuestra Universidad también ha recibido importantes visitas de personalidades extranjeras e intelectuales que han dictado cátedra en nuestros recintos. Destacamos entre ellos a Erick Hosbawm, Jacques Derridá, Néstor García Canclini, Jacques Ranciére, Beatriz Sarlo, Alain Touraine, Toni Negri, Emir Sader, Benjamín Arditi, Baltazar Garzón, Adolfo Pérez Esquivel, Ernesto Laclau, entre muchos otros.

    Así, han pasado tres décadas desde que un grupo de académicos y creadores perseguidos por la dictadura militar, tomaron el compromiso de construir un espacio académico, intelectual, creativo, que se pensaba como un espacio de libertad de pensamiento, de creación artística de vanguardia y de fuerte compromiso social.

    Gracias a ese grupo de visionarios académicos, trabajadores y estudiantes, se fue formando una identidad, una cultura, una forma de ver y de enfrentar la realidad chilena. Una identidad institucional construida por profesores, estudiantes y trabajadores, que han luchado por construir una institución de educación superior de excelencia y calidad académica. Una institución concebida como un espacio académico donde los Saberes Críticos y el Pensamiento Contemporáneo se amplían y se desarrollan. Una Universidad que es reconocida como un espacio de creación de avanzada, de reflexión crítica y debate democrático.

    En estos 30 años hemos aprendido a sospechar de los autoritarismos. Hemos aprendido a rechazar los sectarismos, los dogmatismos y los integrismos. Así, desde 1981, hemos construido una identidad surgida de la fuerza de los sueños por una sociedad mejor, pluralista y diversa para todos y para todas.

    En estos 30 años nos hemos definido como una Universidad con un profundo compromiso con la defensa de los derechos fundamentales de las personas. Y que hace de la defensa de los derechos sociales, políticos y culturales de las grandes mayorías, su horizonte intelectual, ético y moral. Y es desde ahí que leemos los fenómenos que hoy ocurren en nuestro país y en el mundo.

    EL DERECHO A LA ED